fbpx

Que hay detrás de un ataque de Ira. Como podemos conocer y gestionar la ira de forma definitiva. Sentir como la espada de fuego, que es esta maravillosa emoción, no nos controla. Si no que somos nosotros que la usamos y gestionamos según nuestra voluntad. Averigua qué te está diciendo realmente un ataque de Ira.

La Ira tiene su utilidad y puedes necesitarla. Se trata de que sepas «para que» aparece y como tratarla. En este post te hablo de una manera mucho más profunda que hay detrás de un ataque de Ira y como enfrentarte a ello, en lugar de dejarte llevar.

En el post anterior sobre cómo gestionar la ira te hablaba de cómo tratar la Ira en lo que yo llamo “cura de urgencias”. 5 técnicas infalibles que te sirven para calmar y rebajar la tensión, una vez la ira ha aparecido y no haya empezado la explosión en cadena.

¿Qué es la explosión en cadena?

Es una de las razones de porque es tan importante detectarla en el primer momento, en cuanto aparece el primer síntoma. La ira funciona como si fuera una reacción en cadena en la que cada explosión añade más gasolina al fuego. Voy a poner un ejemplo para que se entienda mejor:

Imagínate que eres María, la protagonista de algunas de mis newsletters, por cierto si te suscribes la conocerás :). En estos momentos estás cocinando: el peque de la casa viene corriendo e insiste en que quiere ver la tele ahora (molestia 1) ¿Dónde estará su padre? brufff). Te llama una teleoperadora para venderte algo y tienes tú que coger el teléfono (enfado 2) y ese hombre????. Con la distracción se te quema el pescado (rabia peligrosa 3). Y va Raúl, tu pareja, que aparece tranquilamente y te dice – “Que torpe estás hoy ¿Qué te pasa?” (explosión total). Boooom

Parar, lo que yo llamo la reacción en cadena, es esencial para no acabar en una especie de bomba explosiva de alto nivel.
Tomar consciencia, que la Ira en cuanto aparece, se va multiplicando exponencialmente con pequeños detalles. Digamos que no suma, multiplica. Y la única persona que puede pararla eres tú, y tienes que hacerlo antes de que empiece la reacción en cadena. Si miramos la situación anterior tienes que hacerlo en el momento del peque. En ese momento tienes que tomar conciencia de que te molesta, que te está provocando que despierte la Ira y que si no vigilas puede terminar en estallido.

Imagínate como sigue la escena de María…

  • ¿Qué me pasaaaaaa? que me tengo que ocupar de todo mientras tu no haces nada!! (a grito pelado). 
  • Perdonaaaa estaba ordenando el baño después de bañar al peque!!!! que es eso de que no hago nada.
  • Y tienes que tardar una hora????

Parar y hablar tranquilamente sería una solución que en estos momentos sería lo ideal. Respirar y calmarse. María se siente estresada y estalla rápido. Raúl se siente atacado y responde atacando. El botón rojo está pulsado…

Vamos a poner otra situación. Imagínate que después de haber oído a Raúl decir ¿Qué te pasa? tu reacción es:

  • Voy a estallar, me voy al baño a calmarme
  • (sales al cabo de 15m) Raúl estoy mal, estresada con todo lo que me pasa en el trabajo y necesito que estés más por mi cuando llego a casa. La situación me sobrepasa enseguida.
  • Bueno, no sé…. ¿Cómo quieres que te ayude?. Estaba en el baño limpiando después de bañar al peque

Cambio radical en esta segunda opción. Y aunque te parezca demasiado fácil. Te puedo asegurar que lo es. Lo dificil es hacer el paso 1.- Estoy en expansión me voy a callar y al baño. 2.- Tengo un problema que hay detrás de la explosión.

La Ira en nuestro cuerpo

Como ya sabes, es una emoción que resulta muy dañina a nivel físico: subida de la presión arterial, tensión muscular, enfermedades que pueden aparecer a causa de no saberla gestionar.

Y mucho más, una ira anclada dentro de ti, sin gestionar y haciendo mella en tu Ser interior, puede producir tristeza, ansiedad, aislamiento en un primer estadio. Para pasar más tarde a enfermedades como la ansiedad, la depresión a nivel mental y a nivel físico somatizarla con dolores musculares crónicos, enfermedades coronarias, cólicos renales e incluso cáncer.

Eso no quiere decir que si padeces alguna de estas enfermedades será a causa de la Ira, puede haber más causas. Lo que si está comprobado es que mantener la Ira en tu interior a largo plazo hace realmente daño a tu salud mental y física. Y cuando atentas contra tu salud aparecen las enfermedades.

Al igual que nuestras emociones y nuestra mente pueden enfermarnos, también nuestra mente y nuestras emociones pueden curarnos y/o prevenirnos. Puedes hacer que jueguen a tu favor.

Para ello el paso clave es conocerte

La ira hay que trabajarla desde dos visiones. La primera tal y como te expliqué es la cura de urgencias. Con estrategias como son la respiración, paseos, anclajes, etc… que encontrarás en el anterior post. Piensa que no sirve de nada aquello de que te digan que te calmes.

La ira es como un bebe berreando, no le gritarías que se calmara. No puede, no sabe y además no te entiende, ah y si le gritas llorará más. Lo que harías seria abrazarlo y mecerlo para que se calmara. Pues lo mismo. Si empiezas a sentir el tsunami mímate, mécete y abrázate con la estrategia que mejor te funciones. Luego veremos qué te pasa. Y si lo que pasa es que estás delante de alguien en explosión. Pues haz esto, acompáñalo hasta que se calme de forma natural.

La segunda parte es descubrir que hay detrás de un ataque de ira. Y eso se hace cuando la emoción está calmada, en ese momento tienes la oportunidad de entender y aceptarla mucho mejor.

¿Cuándo aparece la Ira?

La Ira aparece cuando queremos defendernos de algo o alguien que consideramos un peligro. En ese momento atacamos o huimos. Por ello es una emoción muy útil.

Junto con esa emoción primitiva aparecen otras que son las que desencadenan la Ira. Son las emociones que tienes que descubrir una vez estás en calma.

Por ejemplo pueden aparecer cuando ves que tu meta, objetivo o deseo está en peligro, cuando sientes injusticia por ti, por el medio ambiente o por cualquier otra razón, también cuando hay frustación, inseguridad, impotencia, desconfianza… hay una larga serie de emociones que desatan la ira. Y tal vez detrás de la primera, hay una segunda aún más escondida.

Todo ello puede haber detrás de una explosión de Ira. Y averiguarlo te ayudará a entender que sientes y como gestionarlo.

Cuando lo descubres puedas incorporar y gestionar correctamente tus emociones, incluida la Ira.

“Darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que estos tienen lugar es la piedra angular de la inteligencia emocional” – Daniel Goleman

¡Cuidado! Con algo que a veces se interpreta incorrectamente. Saber gestionar no es en absoluto dar pasos para que ésta desparezca. La ira es una emoción que tienes y que te pertenece. Y por lo tanto a veces aparecerá. Además, como ya te he dicho, es necesaria. Lo que si hay que tener en cuenta es que dejarla desatada acarrea consecuencias y descubrir que hay detrás de ella te avanza en tu camino de crecimiento.

Por lo tanto importante calmarla y no poner más leña a ese fuego y seguidamente comprender realmente que hay detrás de la ira que sientes. Cuando lo descubres mejora la comunicación, las relaciones y tu vida interior.

Como averiguar que hay detrás de la Ira

Tus pensamientos

Has tenido un episodio de ira, te has enfadado por la causa que sea. Vigila en ese momento tus pensamientos. No alimentes la ira con un discurso agresivo, hacia ti o hacia la causa de tu enfado.

Dominar esos pensamientos es el primer paso para que aplaques la ira si estás en ella. Y por el otro lado descubras realmente que hay detrás de ese ataque de ira y puedas gestionarla correctamente.

Parar el bucle de pensamientos puedes hacerlo con respiraciones profundas. Meditación, mindfulness, yoga son excelentes compañeros de viaje para esto. Lecturas de algo que no tenga nada ver y lo más positivas posibles. Pasear y contemplar un bello paisaje, centrando tu atención en la belleza del paisaje, ver un capítulo de una serie que te haga reír…. Lo importante es parar la rueda, para que no alimentas tu Ira con tus propios pensamientos (recuerda la reacción en cadena).

Vigilar en estos momentos posteriores no culpabilizarte ni juzgarte por lo que ha pasado o has dicho. Vigila tus pensamientos, vigila como te hablas.

A la misma vez, en cuanto para el bucle. Mira y observa que te has dicho, detrás de las palabras puede haber tu verdad.

Practica la escritura

Puedes hacerlo a través de varios ejercicios. Para empezar, escribir aunque sea como una válvula de escape, con una hoja en blanco y ya está, te ayudará a ver y a darte cuenta de muchas cosas. Esas palabras que en el párrafo anterior te decía que esconden la verdad. Puede que escribiendo salgan más fácilmente.

Si además lo haces con enfoque y con el objetivo de ahondar en tu camino interior aún te ayudará mucho más.

Puedes tener tu diario emocional. Donde además de trabajar en el conocimiento de tus emociones también puedes dedicar un apartado a “soltarte”

Tus porqué

Haz una lista con las cosas que te enfadan para aprender a detectarlas. Si en este momento no lo tienes claro apunta en una libreta o en tu móvil cada vez que te enojas por algo. De momento déjalo sólo apuntado.

Al cabo de una semana con tu lista y un rato para estar con tranquilidad contigo. Mírate y analiza todos los momentos que te has enfadado y pregúntate porqué, porqué, porqué… hasta cinco veces.

Vamos a poner un ejemplo:

Me enfado a menudo con mi jefe
¿Por qué?
Me da mas trabajo del que me corresponde, es un aprovechado.
¿Por qué crees que pasa eso?
Porque no soy capaz de decirle nada
¿Por qué?
Porque me cuesta protestar, nunca digo nada
¿Por qué te cuesta?
No lo he hecho nunca, desde pequeña. Me cuesta mucho.
¿Por qué? ¿Si protestabas que pasaba?
Porque me decían: las niñas que protestan son malas y no las quiere nadie

(extracto sacado de una sesión )

Aunque parezca exagerado, te puedo asegurar que no lo es en absoluto. Tenemos muchas creencias ocultas detrás de nuestros enojos y muchas necesidades no cubiertas.

Detrás del enfado

Puedes llegar a averiguar mucho de ti haciendo este ejercicio.
Averigua realmente que hay detrás de tus enfados, que emoción o que necesidad oculta y que consideras que no está cubierta.

Creencias

Puede que descubras creencias ocultas como en el ejemplo, y las creencias hay que trabajarlas para aprender de que manera nos limitan y/o nos marcan nuestra vida y acciones.

Frustación

Puede que haya sentimientos de frustación: te enfadas con tu hijo y lo que sientes es que no lo sabes hacer bien, no lo estás educando adecuadamente.

Autoestima

Te enfadas con tus compañero de trabajo y puede que en este caso haya un problema de autoestima, de seguridad en ti, en lo que haces y como lo haces.

Estrés

Te enfadas con tu pareja y lo que hay detrás es estrés acumulado de tu trabajo. Lo que en realidad necesitas y no está cubierto es paz interior, calma y claridad mental. O necesidad de comprensión por su parte o unas buenas vacaciones o cambiar de trabajo 😉

Detectar que hay detrás de tus enfados te dará la guía para ver donde tienes que trabajar en tu propio camino interior.

La empatía y la comunicación asertiva

Conocer que hay detrás de tus enfados te dará la guía para trabajar y practicar la empatía y la comunicación asertiva. Lo que mejora tu comunicación y tus relaciones sociales.

Te dará una mejor comprensión de ti y del mundo que te rodea, ya que de alguna manera a través de tu enfado también estás trabajando una parte de la Ley del Espejo. Si no la conoces te dejo aquí el enlace

Conclusión

Una vez has hecho este paso, te seguirás enfadando, aunque lo harás desde otra perspectiva. Te preguntarás: ¿Qué me dice sobre mi, este enfado? ¿Qué necesidad quiero cubrir y no lo está? ¿Qué otra emoción está escondida?. Cada vez irás avanzando en el paso de entenderte, reconocerte, comprenderte y amarte.

Verás a los demás con otros ojos y serás capaz de comprender mejor. Y aunque a mi me sigue doliendo el alma ver injusticias, no dejo que la ira se apodere de mi…. más de lo necesario. 😉

Si quieres conocer más sobre creencias, emociones y todo aquello que puedo hacer por ti. Pídeme una sesión exploratoria gratuita.

Un fuerte abrazo

Adriana

Tu Coach en el Mar

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

También te puede interesar:

10 estrategias para tu gestion Emocional
La Ley del Espejo
Como gestionar tu ira: 5 técnicas de urgencia