Cuando te planteas vamos a dar la vuelta al mundo en un velero, lo primero que te viene a la cabeza es aventura, emoción, cosquillas en el estómago. Y es así, es un proyecto maravilloso y motivante que también precisa de como saber planificar. Por lo tanto los primeros pasos son importante y la buena planificación es crucial. Uno de los pasos era decidir que nos llevábamos al velero y que hacer con el resto de las cosas.
Vamos a dar la vuelta al mundo o las vueltas o ninguna, lo que si es, es que desconocemos la fecha de regreso 😊. Por ello hay un momento en que decidimos vaciar la casa de una manera organizada y planificada. Decidir con que equipaje nos vamos a vivir al velero y que hacer con el resto de las cosas.

Planificar para empezar

Vaciar la casa para marcharnos a nuestro velero era un enorme elefante que había que comerse a bocados. Había un montón de pequeñas decisiones a tomar y por lo tanto un foco de generador de estrés. Por ello decidí utilizar un método de planificación y organización y sobre todo mucha paciencia y serenidad. La planificación se volvión imprescindible. Era un proyecto a tener en cuenta y verlo de esa manera. Lo bueno de planificar es que te permite ir agendando las acciones y minimizas las urgencias.

Planificar hacia lo desconocido

Es verdad que hay proyectos que te enfrentas por primera vez y hace que se abra la puerta a lo desconocido. Ir a vivir a un velero y dejar nuestra casa y por ende organizar y planificar el destino de nuestras pertenencias era la primera vez que lo hacíamos. Y por lo tanto tienes desconocimiento de muchos puntos, muchas dudas, lo que provoca desconcierto, incertidumbre …. Y también aprendizaje y entusiasmo. Salir de la zona de confort no siempre es fácil, aunque siempre es motivante…

Aparece el desapego

Hubo momentos difíciles… ya que de pronto me enfrentaba a Mis Cosas!!! … y sí, lo decía así con entusiasmo y posesión. ¿Qué iba a hacer con ellas? Y sobretodo…¿Cómo lo iba a hacer?. El proceso del desapego es un gran aprendizaje. Aquí os dejo un enlace de uno de mis post sobre el desapego y lo que voy aprendiendo, por si queréis leer algo más. Fueron momentos intensos que sirvieron para la reflexión y el crecimiento.
Ayudó mucho pensar y planificar con tiempo ¿Cómo lo hicimos y cuales son los pasos imprescindibles?

PRIMER PASO: Papel y boli y empieza a planificar

El primer paso es tener claro tooooodas aquellas cosas que piensas que vas a tener que hacer. Papel, boli y empieza la lista. Apúntalo todo!. No te digas esto ya lo sé, está en mi cabeza. La mente juega y revolotea a su antojo. El papel se queda quieto. ¡Haz listas!!. Es parte imprescindible de la planificación.

Siéntate tranquilamente, busca un lugar tranquilo y dedícate tiempo a ello. A pensar y verificar que no te dejas nada. Una vez hecha la primera vez, la tendrás que ir revisando, una vez a la semana o una vez al día dependiendo de en que parte del proyecto estés.  Nosotros al final llenamos libretas enteras. Y lo seguimos haciendo cada vez que lo necesitamos. No hay que aturullar a la mente, si puedes tener listas escritas en una libreta, déjala libre para que piensa y busque soluciones creativas (que seguro vas a necesitar)

SEGUNDO PASO: Divide y vencerás

Jejeje, una gran frase aplicable a muchas cosas. Pero imprescindible en proyectos así. Divide las acciones por bloques: en mi caso lo hice de la siguiente manera:

  1. Donaciones o regalos (tenía el archivo de mi familia y que ahora está en el archivo comarcal para poder ser consultado). Más los objetos que he regalado a mis amigos
  2. Tirar (todo aquello que hace un año que no te pones o no usas, sobre todo ropa!!!). Te vas a sorprender la gran cantidad de cosas que hace tiempo que acumulas para nada.
  3. Guardar en cajas (lo justo y necesario)… sé realmente muy estricto en esto. En nuestro caso, ha sido algún objeto que más tarde volveremos a usar. Y poca cosa más
  4. Vende y gánate algún dinerillo. Nosotros dividimos lo que teníamos que vender en tres bloques:
    i. Lo que se puede vender por Wallapop, percentil y/o webs y aplicaciones similares
    ii. Lo que se puede vender a profesionales (como discos de vinilo, algún libro etc…)
    iii. Mercadillo en casa en plan todo a 1€…. dale ritmo a tu whatsapp 😉
  5. Por último lo que se queda, o sea lo que nos llevamos al velero (la ropa imprescindible, cuatro libros, ordenador y mis dos buditas jijjiji)

Aquí os dejo la foto de los dos buditas que vienen con nosotros a navegar por el mundo 😊.  Nos acompañan y nos inspiran en muchos momentos. Son chiquitines y a prueba de golpes.

 

TERCER PASO: Para planificar bien, un calendario y una agenda

Ya tienes tu listas hecha y por bloques. ¡Bien! Ahora es el momento de coger un calendario y una agenda y empezar a planificar. Ves agendando todo aquello que tienes que hacer (revisar armario: donar ropa a asociaciones, venderla (hay webs que te puedes ser útiles como percentil.com). Montar mercadillo, etc etc…
Para planificar bien considera el tiempo que vas a necesitar para preparar o realizar aquello que estas agendando. Y piensa que posiblemente necesites hacer más cosas fuera de esto…. Siéntate tranquilamente con tu agenda y hazla tu mejor amiga. Tómate tu tiempo para pensar y reflexionar.

 

CUARTO PASO: ¿Por donde empiezo?

Una vez tienes tus listas y tu agenda empezar es casi natural. Si te cuesta, te recomiendo que empieces por aquello que sea más rápido. De entrada verás ya un resultado y te motivará a continuar. Otra cosa que puedes hacer es empezar habitación por habitación. Busca la manera que sea más eficiente para ti. Cada casa es un mundo. Prevee cajas, bolsas y observa como tu casa se amplía en el momento en que empiezas a vaciar. La energía que hay también se verá renovada. Disfruta del proceso

QUINTO PASO: Los enemigos de la planificación

En realidad el peor enemigo es…. uno mismo. Ayyyyy que complicados que somos los humanos. Uno de los peores enemigo es la urgencia. Y la urgencia aparece si no planificas. Los imprevistos y las sorpresas son eso, imprevistos y sorpresas. Pero si sabes que el lunes vienen a buscarte esa caja, porqué la estás preparando el domingo a las 10 de la noche…. Ay ay ay……
Cuidado también con el tiempo: tenemos una tendencia natural a ser muy optimistas con nuestro tiempo. Siempre tardamos más de lo que hemos calculamos. Por lo tanto, date un margen razonable. Si piensas que vas a tardar una hora, resérvate dos. Y si tu previsión son dos meses, mejor que te reserves tres o cuatro. Si sobra el tiempo puedes aprovecharlo para descansar (lo vas a necesitar).

Disfruta de tu planificación

Tómate tu tiempo, disfruta del proceso y acepta las posibles dificultades, verás que encontrarás caminos imaginativos y creativos para todas ellas. No esperes a última hora para hacer las cosas. Nosotros empezamos poco a poco con el proyecto “vaciar la casa” duró unos seis meses. Lo hicimos con calma ya que mientras tanto teníamos otros proyectos en los que trabajar (la reforma del velero, clientes, etc, etc…).
Y aunque hubieron puntas de estrés, se pudieron gestionar bien replanificando acciones y apoyada por mis compañeros coachs. Gracias chicos!!! Juan, Diana, Jaume, Vanessa, Martha, Alejandro, Alondra…..y muchos más que la lista es larga…fueron un gran apoyo para no perder de vista mi objetivo y encontrar las herramientas que me han permitido sacar mi mejor versión…. Sois fantásticos!!

Y ahora….ya puedes ponerte manos a la obra y disfrutar.

Adriana

Tu coach en el mar