fbpx

El golfo de León es como su nombre indica, un León…cuando duerme es tranquilo y hermoso… y cuando ruge asusta!!!. El invierno es una época para verlo en su mejor apogeo de fiereza jejeje. Las vistas que dan las montañas nevadas al lado del mar son preciosas, una auténtica delicia. A la misma vez hay que ir con cuidado con los vientos y el mar, en invierno se embravecen. Navegar por el golfo de León en invierno es toda una experiencia….

Puerto de Canet-Roussillon

Llegamos al puerto de Canet-Roussillon donde nada más entrar encontramos a un auténtico marinero, él mismo se había construido un velerito para ir de un lado al otro del puerto. Divertidísimo…..y muy amable, nos ayudó a amarrar nuestro barco, ya que parecía que los marineros del puerto habían desaparecido, súper amable. Como no, luego le invitamos a una cerveza, se la había ganado :). Resultó que tenía un velero en el puerto y para ir de un lado a otro se había construido el «mini». Le hicimos un par de fotos!!! genial.

Al día siguiente nos despertó una buena tormenta de viento y olas que duró varios días. Y luego salió el sol, la calma después de la tempestad. Fueron unos días de navegar y disfrutar. Y sobre todo de conocernos dentro del barco.

Vida a bordo del velero

La vida a bordo es muy distinta, el espacio es reducido y compartes intimidad. Acabas conociéndote bien. La vida en el mar te transforma, empiezas cambiando la mirada y poco a poco el contacto con la naturaleza va sacando parte de tu esencia. Al menos es así como nos sentimos los primeros meses que estuvimos viviendo a bordo… y no ha parado el camino sigue 😊 y sigue la transformación….

Sorpresaaaaa

Al final del video encontrarás una pequeña sorpresa jejejeje … quien lo hubiera dicho!! La vida es así de bonita… ohhhh

Disfruta de este video. Recuerda suscríbete a nuestra canal de youtube y síguenos en las redes sociales. Nos encanta sentirte cerca 😊… no es lo mismo sin ti.

 

Si quieres ver el video anterior que hicimos cuando cruzamos Cap de Creus pincha aquí

Siente el viento helado que mece las velas…… 😉

David y Adriana